José Luís Pérez Cruz/Crónicas del poder

0
15

* La borrachera del malecón: lecciones
* La borrachera masiva del fin de semana en el malecón costero de Coatzacoalcos, agitó las redes sociales y la conciencia de las responsabilidades ciudadanas y de las autoridades para combatir la pandemia del Covid.

Coatzacoacoalcos, Ver., 26 de octubre de 2020.- La reunión de más de 50 jóvenes en calles de Coatzacoalcos para disfrutar de la ingesta de bebidas embriagantes sin las medidas protocolarias sanitarias, es una muestra clara del porqué en la cifra de contagios y muertes en la ciudad.

Coatzacoalcos tiene el cuarto lugar en contagios con 2 mil 143 y el segundo sitio en muertes con 449.

Apenas hace unos días, la Organización Panamericana de la Salud ha diferencia del comienzo de la pandemia, ahora el “COVID-19 está cobrando un precio más alto en los niños y jóvenes de las Américas”.

En el país vecino de México, en Estados Unidos, los jóvenes de 20 a 29 años representan la mayor cantidad de infecciones nuevas de COVID-19 con respecto a otros grupos de edad.

¿DE QUIÉN LA RESPONSABILIDAD?

La tragedia del coronavirus polariza en dos sentidos : ¿es responsabilidad ciudadana o fallas de control de políticas públicas sanitarias de la autoridad en los diversos órdenes de gobierno?

Las historias actuales de éxito en freno del coronavirus en países asiáticos tienen como clave: “la importancia del civismo, de la acción conjunta en una crisis pandémica”

Dicho de otra manera: “Cuando las personas acatan voluntariamente las reglas higiénicas, no hacen falta controles ni medidas forzosas, que tan costosas son en términos de personal y de tiempo”.

Un civismo deficiente en la población debe reforzarse con el ejemplo desde la autoridad. Sin embargo el limitado mensaje del gobierno en poco o nada ha ayudado a que la población entienda de la valía del esfuerzo conjunto.

No hay que ser sabios. La crisis sanitaria del Covid se alagará en Coatzacoalcos por esa falta de responsabilidad de la sociedad pero también por un gobierno omiso que debiera hacer cumplir las reglas sanitarias más elementales.

La borrachera masiva en el malecón de Coatzacoalcos, es una oportunidad nuevamente para recomponer lo que como sociedad se ha dejado de hacer para frenar contagios y muertes pero también para que el gobierno municipal y el sector salud de Veracruz dejen su discurso triunfalista y atiendan sus obligaciones legales en una pandemia que sigue generando tragedias en muchas familias.

Aquí, la responsabilidad es compartida. Mientras no se camine de la mano, el cóctel será fatal.

@joseluisperez67
joluperezcruz@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí