Más Claro… Felipe Mendiola Parra

0
114

* Esta noche es Noche Buena y mañana Navidad.

Xalapa, Ver., 24 de diciembre de 2021.- Cerramos el año con distintos sentimientos que vivimos durante muchos meses, por el efecto de la Pandemia del Covid-19 que, no obstante las vacunas que nos aplicaron, siempre fue una preocupación.

Estamos a punto de celebrar la Navidad y eso, eso es realmente alentador.

Estos días escuchamos el canto de las ramas y en algunos lugares del estado de Veracruz hicieron las tradicionales posadas, con todo el ritual de esta religiosa celebración.
y
Días de amor son los que se escuchan en los villancicos y viene a colación el tema, por la actitud amable y de entrega de un grupo de 15 servidores públicos de la Secretaría de Desarrollo Social, que no escatimaron esfuerzo ni tiempo para llevar alegría a la comunidad Plan de la Estrella, en el municipio de Chiconquiaco.

De manera voluntaria y con la autorización del titular de la dependencia, Guillermo Fernández Sánchez, se trasladaron a ese lugar y presentaron una pastorela, con la actuación de esos empleados que desde el mes de octubre se organizaron para montar esa obra de teatro.

En el salón social se concentró, tal vez toda la población de esa comunidad, para disfrutar un espectáculo que nunca antes habían visto: la pastorela con ángeles y demonios, con música y con una actuación magistral.

Nidia Sánchez Aguilar es la coordinadora territorial de Sedesol, que atiende entre otros, a ese municipio, donde recientemente levantaron un diagnóstico comunitario para aplicar obras y acciones con el presupuesto del próximo año.

Ella, junto con sus compañeros (7 mujeres y 8 hombres), decidió realizar este trabajo social con el que hacen extensiva la cultura y el arte a través de una obra de teatro, porque eso también es desarrollo social.

Todos bajo la dirección artística de Luis Alberto Grajales Guzmán, disfrutaron los aplausos y los gritos de alegría de esas personas que se enamoraron del momento, porque les pedían que no se fueran, que no los dejaran solos nuevamente.

Fue un encuentro muy emotivo, porque aprovecharon para regalar dulces y rifar juguetes que ellos mismos consiguieron, con los que llevaron la felicidad a muchos niños y adultos, que vivieron una experiencia increíble.

Una vez más se comprueba que dar, es más satisfactorio que recibir. Más claro ni el agua-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí