Un polémico tren se dirige a la selva maya

0
12

* Los críticos temen que el megaproyecto presidencial de México pueda amenazar la ecología y la arqueología

Rodrigo Pérez Ortega e Inés Gutiérrez Jaber de Science

Ciudad de México, 20 de enero de 2022.- Todos los días al atardecer, un torbellino de 3 millones de murciélagos emerge de una cueva e inunda el cielo nocturno de la Reserva de la Biosfera de Calakmul. La cueva, El Volcán de los Murciélagos, alberga al menos siete especies de murciélagos y es un pilar del ecosistema de la región. El ecologista Rodrigo Medellín Legorreta de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la llama “la colonia de murciélagos más importante de la región neotropical”. Pero él y otros científicos dicen que los murciélagos y otras especies nativas podrían estar en peligro a medida que un nuevo tren se abre camino a través de la selva tropical maya.

El Tren Maya, llamado así por los pueblos indígenas de la Península de Yucatán, es un controvertido megaproyecto de $9,800 millones que tiene como objetivo transportar a más de 40,000 pasajeros diarios a lo largo de 1500 kilómetros del sureste de México. Está respaldado por el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, cuya administración dice que impulsará el transporte en la península de Yucatán y traerá el desarrollo y el turismo que tanto se necesitan. Las Naciones Unidas predicen que el tren creará casi 1 millón de nuevos puestos de trabajo y duplicará el crecimiento económico en la región. López Obrador ha prometido que, al igual que otros megaproyectos, el tren estará terminado a finales de 2023.

Pero a muchos científicos, junto con algunos activistas mayas, les preocupa que el tren y el desarrollo que lo acompaña tengan impactos devastadores e irreversibles, que fragmenten la selva tropical, reduzcan y contaminen los hábitats y perturben sitios antiguos.

“Por donde pase el tren, afectará la arqueología y la selva”, dice Romel Rubén González Díaz, activista maya y coordinador del Consejo Regional Indígena y Popular de Xpujil.

Un resumen ejecutivo de los riesgos del proyecto, publicado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México en 2019, advirtió sobre posibles daños. Dijo que el tren amenazaría al menos 10 áreas naturales protegidas y casi 1300 sitios arqueológicos, y afectaría a más de 143,000 indígenas que viven a lo largo de la ruta propuesta, con el aumento del turismo que podría empeorar el tráfico de personas y drogas.

El informe completo aún no se ha publicado y ya se está poniendo la pista. Los críticos esperan que todavía haya tiempo para dar forma a la segunda fase del tren de 900 kilómetros, que aún está en el tablero de dibujo, y minimizar los daños.

En junio de 2020, en medio de un acalorado debate, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) comenzó la construcción de la primera fase del tren, que transportará a locales y turistas a lo largo de 635 kilómetros desde Palenque, en el estado de Chiapas, cerca de una antigua ciudad maya, hasta Izamal, en el estado de Yucatán, una ciudad colonial fundada sobre un antiguo asentamiento maya (ver mapa, abajo). La ruta pasa por sabanas, manglares y bosques tropicales que albergan miles de especies, muchas de ellas en peligro de extinción, incluidos jaguares, tapires, guacamayas rojas, monos aulladores negros de Yucatán y muchas especies de murciélagos.

Los asesores científicos de Fonatur señalan que los trenes son más amigables con el medio ambiente que las carreteras, y casi la mitad del tren circulará por la ruta de las vías existentes. Las decisiones sobre el tren “están basadas en evidencia científica”, dice el neurocientífico Javier Velázquez Moctezuma, asesor de Fonatur.

Pero algunos investigadores dicen que el proyecto fue mal planificado y apresurado. En noviembre de 2021, López Obrador emitió un decreto presidencial que categoriza el tren y otros megaproyectos como asuntos de interés público y seguridad nacional en un movimiento para acelerar la construcción y superar múltiples medidas cautelares presentadas para detenerlo. Y hace 2 semanas, la inestabilidad del suelo obligó a los planificadores a cambiar la ruta de la fase dos. “Hubiera sido prudente que la planificación estuviera lista muchos años antes”, dice Gerardo Ceballos González, ecólogo de la UNAM que ha supervisado algunos de los planes de mitigación ambiental del tren. “Pero tenemos que trabajar con lo que tenemos”.

Los científicos y líderes indígenas, incluido González Díaz, también sostienen que el análisis ambiental hasta la fecha ha sido incompleto y superficial. En enero de 2021, más de 160 académicos criticaron la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), informe exigido por ley y aprobado el 30 de noviembre de 2020, 6 meses después de iniciada la construcción. Publicaron un extenso informe que afirma que la MIA no reconoce los impactos de la fractura del ecosistema, el empeoramiento de la calidad del aire, el ruido, la vibración y la contaminación. El gobierno no ha respondido a las críticas, dice Ana Esther Ceceña Martorella, economista del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM. “No parece que quieran escuchar”.

Los funcionarios de Fonatur dicen que los planes incluyen estrategias de mitigación, incluidos muchos pasos subterráneos o elevados que permiten que los animales crucen vías o carreteras. Pero Shelley Alexander, ecologista paisajista de la Universidad de Calgary, dice que, aunque algunos animales se adaptan bien a los cruces de vida silvestre, los grandes carnívoros como los jaguares tienen más dificultades. Los cruces de vida silvestre planeados para el Tren Maya son “una curita en un hábitat muy sensible”. Ella dice que los cruces deben diseñarse específicamente para animales terrestres pequeños y grandes, así como arbóreos, e integrarse con cercas de las vías del tren. Aun así, dice: “Es importante no condenar por completo el proyecto basándose en el hecho de que podría no ser perfecto, porque eso puede evitar que suceda cualquier [mitigación]”.

La estrategia de mitigación más importante, dice Ceballos González, es expandir y financiar aún más las áreas ya protegidas cerca de la ruta del tren, como la Reserva de la Biosfera de Calakmul y el Parque Nacional Tulum. Esas medidas podrían limitar el desarrollo futuro y evitar mayores daños ecológicos.

En cuanto al Volcán Murciélago, la ruta del tren originalmente era paralela a una carretera a solo 10 metros de la cueva. Los investigadores de murciélagos dijeron que esto pondría en riesgo a los murciélagos que vuelan bajo, que ya están siendo atropellados por automóviles en la carretera, y perturbaría la cueva con ruido y vibración. Fonatur dice que el tren ahora pasará detrás de la cueva, pero los mapas oficiales aún no tienen clara la ruta exacta; Los científicos dicen que las huellas deberían estar al menos a 700 metros de distancia.

En otros lugares, el tren pasa cerca de famosos sitios arqueológicos mayas como Chichén Itzá y Tulum, así como de miles de ruinas inexploradas o por descubrir. Para documentar los sitios que pueden ser perturbados por el tren, 240 arqueólogos y otros 1200 trabajadores y especialistas han explorado más de 800 kilómetros de la ruta en 11 meses, según el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y Fonatur. “Ha sido un reto”, dice el arqueólogo líder de Fonatur, Jesús Samuel Hernández Hernández. Hasta el momento, han registrado más de 19 000 artefactos mayas, incluidas estelas, monumentos y cimientos de casas, y más de 160 entierros. Esto rendirá “más de 600 papeles y libros para los próximos 10 a 15 años”, pronostica Hernández Hernández. Argumenta que, al identificar sitios desconocidos, el proyecto disminuirá el saqueo.

Pero Francisco Estrada Belli, un arqueólogo que estudia la cultura maya en la Universidad de Tulane, dice que el tren traerá “pérdidas inevitables” a la arqueología. Reconoce el trabajo de rescate, pero le preocupa que debido a que las excavaciones no están dirigidas por una pregunta de investigación, la mayor parte de lo que se encuentre permanecerá en los archivos y no contribuirá al conocimiento arqueológico, como ha sucedido en otros trabajos de rescate en todo el mundo.

Un arqueólogo que trabaja en las excavaciones está de acuerdo. “Es solo una inmensa cantidad de datos”, dice, pidiendo permanecer en el anonimato porque no está autorizada para hablar con la prensa. “No creo que nadie vaya a ser capaz de hacer una verdadera investigación”. Ella dice que los gerentes presionan a los arqueólogos para que trabajen más rápido. Cuando se encuentra un entierro, registran datos rápidamente y los sellan para el día siguiente con poca interpretación. “Es como una formalidad para que todo esté tachado y pueda empezar la construcción del tren”.

Hernández Hernández y otros insisten en que las excavaciones no son apresuradas. “Durante las excavaciones de rescate siempre hay presiones de tiempo”, dice el arqueólogo del INAH Manuel Eduardo Pérez Rivas, quien lidera el proyecto de rescate. “Pero tenemos los elementos técnicos y académicos para hacer las cosas de manera eficiente y cuidadosa”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí