Agotan presupuesto para construir la refinería Dos Bocas; Semar pide otros 6 mmdp

0
14

Reportajes en Punto/puntoporpunto.com

Ciudad de México, 03 de mayo de 2022.- La Secretaría de la Marina-Armada de México (Semar) solicitó a la Federación seis mil 453 millones 505 mil pesos para la construcción y equipamiento de una nueva zona naval en el puerto de Dos Bocas, Tabasco, para que brinde seguridad a la refinería.

Hace casi tres años, el gobierno mexicano declaró desierta una licitación para elegir el constructor de la refinería de Dos Bocas asegurando que las ofertas puestas sobre la mesa eran costosas y no cubrían los requerimientos para el país.

Entonces, el presidente Andrés Manuel López Obrador y su secretaria de Energía, Rocío Nahle, afirmaron que las empresas invitadas habían duplicado el monto estimado de 8 mil millones de dólares para levantar el complejo en Dos Bocas, y que excedieron el plazo límite de 2022 para entregarla.
Así, y pese a las críticas de expertos y calificadoras de riesgo, anunciaron que licitarían seis paquetes de obras para erigir la ahora renombrada refinería Olmeca, de 340 mil barriles por día (bpd), en un monto que pocos veían plausible y que fue aprobado en 8 mil 919 millones de dólares en julio del 2020.
Hasta abril de este año, según documentos del Gobierno vistos por Reuters, han sido consumidos 8 mil 881.5 millones de dólares de ese monto para Olmeca -a cargo de la filial de Pemex PTI Infraestructura de Desarrollo- y la Secretaría de Energía (Sener) ha pedido recursos extras para una de las obras insignia del presidente para alcanzar la “soberanía energética”.

A inicios de abril, la dependencia solicitó 10 mil millones de pesos extras (unos 500 millones de dólares) que hacían sobrepasar lo autorizado. Antes, en marzo, la obra había recibido el equivalente de unos mil 125 millones de dólares, dentro del presupuesto. Nahle es la encargada del proyecto.

La Sener argumentó la solicitud asegurando que cuando el Consejo de Administración de Pemex aprobó el estimado en 2020 -que no incluyó “escalación, ni contingencias ni administración por el dueño”-, el monto de inversión podía ser entre -20% y +35% o un rango de entre 7 mil 134.8-12 mil 40 millones de dólares.
Es decir, desde que la planta estaba en la fase de ingeniería conceptual FEL II (Front-End Loading), una metodología sobre desarrollo de grandes proyectos de infraestructura, se tenía conocimiento que la refinería podría resultar mucho más costosa, como advirtieron expertos.
Según los documentos vistos por Reuters, Hacienda ha declinado transferir la demanda de nuevos fondos argumentando que para hacerlo el Consejo de Administración de Pemex (CAPEMEX) debe aprobar en una sesión el incremento del monto de inversión para Olmeca, ubicada en Tabasco, estado natal del presidente López Obrador.

“Posteriormente, Pemex establecería la coordinación correspondiente con la Sener a efecto de determinar los montos a transferir a PTI, de conformidad con el techo aprobado y la autorización emitida por el CAPEMEX”, según un documento fechado a mediados de mes.

Pero hace unos días, la propia Nahle -que preside el Consejo- admitió en una entrevista publicada por un diario local que el costo de la refinería había subido en 900 millones de dólares a 9 mil 800 millones de dólares por la adición de ductos, una planta eléctrica y un acueducto.
La cifra superó los 9 mil millones de dólares que el propio López Obrador ha anunciado últimamente. El mandatario nunca ha mencionado la posibilidad de que el proyecto sea al final más oneroso y Nahle ha desmentido reportes de medios acerca de que la obra saldrá al final mucho más costosa que lo prometido.
“La secretaria (Nahle) está comprometiendo recursos que no han sido autorizados por el Consejo de Administración de Pemex y que en Hacienda quieren evitar hacerlo por temas legales”, dijo una fuente de la petrolera que habló bajo condición de anonimato, por no estar autorizada a hablar sobre el proyecto.

La misma fuente aseguró que para la construcción de la refinería hay una serie de contratos comprometidos hasta febrero de 2024 por montos que llevarían el costo total -hasta ahora- a 14 mil millones de dólares, 5 mil millones de dólares más que lo estimado y aprobado en 2020.

Otra fuente, con conocimiento del proyecto, también cifró los compromisos adicionales en unos 5 mil millones de dólares, que fueron subiendo a medida que avanzaba la obra. Las fuentes no ofrecieron detalles de los contratos.

“¿De dónde va a salir el dinero? Sener pide y eso no se puede autorizar porque se pasa del presupuesto aprobado por el Consejo de Administración de Pemex“, dijo la primera fuente. “No sé si el presidente sabe de todos estos montos extras”, agregó.

Pemex, Sener ni Hacienda respondieron a solicitudes de comentarios por parte de Reuters.
Nahle aseguró en enero que la refinería se construye en tiempo récord y desestimó informes periodísticos sobre los sobrecostos, así como que no estará operando este año.
Pero hace apenas unos días, admitió que esperan producir el primer barril de gasolina en diciembre, pese a que será inaugurada el 2 de julio. El propio López Obrador sugirió recientemente que podría tomar unos meses iniciar la producción.
Otros, más escépticos, sostienen que es imposible incluso -en esa fecha diferida- tener listas las 17 plantas de proceso. Afirman que para julio en el mejor de los escenarios habrá cuatro de ellas instaladas.

“El 2 de julio concluirá la etapa de construcción (…) Se dará paso a las pruebas de arranque, que tomarán varios meses; pues los más de 90 mil equipos y piezas que la conforman tendrán que trabajar como una maquinaria de reloj. Todo sincronizado”, dijo Nahle citada en un diario de Tabasco.

Refinería Dos Bocas necesita seis mil mdp más

La Secretaría de la Marina-Armada de México (Semar) solicitó a la Federación seis mil 453 millones 505 mil pesos para la construcción y equipamiento de una nueva zona naval en el puerto de Dos Bocas, Tabasco, para que brinde seguridad a la refinería. De aprobarse el proyecto, sería la zona naval 14 en el país.

De acuerdo con el documento publicado en la Cartera de Inversión de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la solicitud es porque la construcción de la refinería en Dos Bocas “constituye un reto a la seguridad nacional del país, por lo que requiere de un alto concepto de seguridad”.
“El proyecto tiene una clara alineación estratégica con los planes y programas en materia (de seguridad y bienestar social) que convergen en mantener en óptimas condiciones de seguridad y apoyo a la población, acorde a las demandas en Dos Bocas, Tabasco”, dice el documento.

En su proyecto de seguridad, la Marina también argumenta que la mejora en la zona naval es necesaria debido a que el desarrollo del sector energético “puede provocar el incremento de actividades delictivas vinculadas a la delincuencia local, regional y nacional”, relacionadas a diversos ilícitos como “robo de hidrocarburos, embarcaciones, extorsión, secuestro y actos que puedan atentar contra la seguridad en las plataformas petroleras, por lo que se requiere una presencia constante de seguridad”.
De aprobarse el proyecto de inversión, la estrategia de seguridad de la Marina para la zona petrolera recibirá más presupuesto que el que la Cámara de Diputados aprobó para todo 2022 a la Secretaría de Gobernación, que fue de seis mil 218 millones de pesos.

Sobre la construcción de la refinería, el pasado martes 19 de abril Andrés Manuel López Obrador reconoció que tendrá un incremento de mil millones de pesos, pero se mantuvo en la idea de que comenzará a operar en julio de este año.

“La refinería, que dijimos ocho millones de dólares, ocho mil millones de dólares, nos va salir en un poco más, cerca de nueve mil millones de dólares, pero cuando se hizo la licitación la empresa más importante nos ofrecía 12 mil millones de dólares para hacernos la refinería y la terminaba hasta el 2026. Dijimos: no, la vamos a hacer nosotros”, dijo el Presidente.

El proyecto en la Zona Naval de Tabasco comprende la construcción de una zona naval, una flotilla naval, una Estación Meteorológica, una Unidad de Protección Portuaria y dos Batallones de Infantería de la Marina que serían construidos en cinco predios con una superficie total de 347 millones 910 mil metros cuadrados de instalaciones.

Además, contempla utilizar como apoyo a las operaciones navales (servicios) infraestructura naval para la construcción de un Hospital Naval, una Unidad Habitacional Naval y un Centro de Desarrollo Infantil Naval.

La Semar asegura que la ejecución del proyecto tiene como principal beneficio incrementar la seguridad de las operaciones en el estado de Tabasco, donde estará la refinería, así como a los estados de Campeche y Veracruz. Además, fortalecerá las capacidades y soporte logístico para las operaciones navales, fortalecerá el adiestramiento, salud integral, confort y bienestar personal.
En caso de que el proyecto no se realice, advierte la Marina, “se tendría un déficit de servicios en relación a la demanda que generan los usuarios, lo que traería como consecuencia un incremento anual del gasto de operación y mantenimiento del recurso material, un desgaste del recurso humano (fatiga, estrés, baja moral, riesgos) así como un incremento considerable en los recursos financieros que impactaría de manera significativa en el cumplimiento de las operaciones navales encomendados”.
El pronóstico de la Marina es que este proyecto se termine de construir en un plazo de 27 años, de los cuales los dos primeros corresponden al periodo de ejecución (2022-2023) donde las instalaciones quedarán “con el mínimo de infraestructura para poder operar”; mientras que los otros 25 años corresponden al periodo de operación y desarrollo de la infraestructura complementaria hasta el año 2048.

Pasarán meses antes de que pueda operar

El presidente Andrés Manuel López Obrador sugirió que la refinería de Dos Bocas podría entrar en operación varios meses después de su prevista inauguración el 2 de julio.

El mandatario salió al paso de las advertencias de expertos y opositores sobre que la refinería que se construye en Tabasco, no estará lista para operar en ese fecha y mucho menos estar en capacidad de procesar crudo y producir gasolinas, como lo había prometido su administración.
Durante la conferencia mañanera, López Obrador refirió que la última refinería construida en México, la de Salina Cruz en Oaxaca, entró en marcha seis meses después de inaugurada.
«Vamos a ver cómo le hacemos, pero ya va a estar terminada y para mí y para los mexicanos es motivo de satisfacción, de orgullo», afirmó en referencia a la refinería de Dos Bocas, que tendrá una capacidad para procesar 340 mil barriles por día y con la que el mandatario asegura que se logrará la autosuficiencia en gasolinas./Agencias-PUNTOporPUNTO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí