Van por nuestros niños…Alejandra Yáñez Rubio.

0
77

Veracruz, Ver., 16 de agosto de 2022.- Recientemente se viralizó la noticia que el Ayuntamiento de Vilassar de Mar (en Barcelona) organizó un tipo de feria con unas actividades competitivas que resultaron muy lastimosas y perversas para los niños y jóvenes que participaron. Muchos de estos menores (entre 11 y 15 años) relataron a sus padres que se sintieron muy incómodos con las actividades que les hicieron hacer. Algunos tuvieron que recrear diferentes posturas del  kamasutra hasta reventar globos, a otros niños y jóvenes les hicieron que moldearan genitales con plastilina. A otros menores les hicieron colocar condones masculinos o femeninos con la boca, para después lamerlos ya que tenían miel. Bajo el pretexto timorato de promover la “educación sexual”, se lastimó la dignidad humana de los menores, se vulneró su inocencia y se rompió la confianza de los padres de familia con sus autoridades locales.
 
Muchos de los padres de familia están realmente escandalizados y ofendidos. Nunca les dijeron el tipo de actividades que se iban a organizar para los adolescentes, y no solo exigen disculpas, sino que incluso plantean hacer una denuncia ante la Fiscalía de Menores o incluso hacer una demanda colectiva. La concejala de la Juventud que organizó esta feria de la perversión ya renunció, pero el daño está hecho. A esos menores ya les enseñaron a poner preservativos con la boca, les enseñaron a lamer plátanos cubiertos de nata y miel y las consecuencias jamás podrán ser conocidas. Enseñar a los niños pornografía no sólo es violar su inocencia, también implica promover y adelantar el ejercicio de la sexualidad.
 
La concejala de juventud dijo que la gincana tenía fines “pedagógicos”. ¿Pero qué acaso enseñar educación sexual implica hacer que menores de edad repliquen posturas sexuales y que aprendan a colocar condones con la boca? ¿Qué puede aprender una niña de 11 años al lamer un plátano cubierto de nata y miel?  Mientras que algunos organismos hablan de la necesidad de enseñar educación sexual a los niños y adolescentes para prevenir embarazos en adolescentes y disminuir el contagio de infecciones de transmisión sexual, en la realidad los padres de familia vemos que lo que para unos es educación sexual, en la práctica es la normalización de todas las anomalías psicosexuales.
 
Recordando lo que decía la famosa feminista de México, Martha Lamas, en el foro sobre educación sexual en México, acerca de la importancia de enseñar a los niños a sentirse hombres, sentirse mujeres y sentirse quimeras, me queda más claro lo que busca la agenda 2030 con la educación sexual. No sólo quieren limitar la patria potestad de los padres y tutores, sino también buscan deformar la conciencia de nuestros hijos para imponer una sola visión de la sexualidad. Aunque la senadora de MORENA, Olga Sánchez Cordero diga que transversalizará la educación sexual con autonomía progresiva, me causa alarma y tristeza el pensar qué se enseñara a los niños en las escuelas de México desde los 9 años. Porque los contenidos de educación sexual ni son científicos, ni son respetuosos de la dignidad humana.
 
Como madre de familia me opongo a que los contenidos de educación sexual promuevan la hipersexualización infantil. A través de un falso discurso de derechos humanos se manipula la opinión pública para normalizar la diversidad y la perversión sexual. Esa es la realidad. Por eso hoy más que nunca, los padres de familia debemos reclamar nuestro derecho a educar a nuestros hijos conforme a nuestros valores y creencias. No podemos abandonar a nuestros hijos ante esta educación ideologizada. Debemos exigirle a nuestros gobernantes que #NoSeMetanConNuestrosHijos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí